jueves, octubre 23, 2008

Medir dos veces, cortar una.


A veces me gustaría decir un montón de cosas en el blog, llamar a algunas personas por sus verdaderos nombres o poner el grito en el cielo por las muchas cosas que veo y no me gustan, pero después de llevar un buen rato escribiendo me doy cuenta de que tal vez mi posición no sea la correcta.

Es verdad que de vez en cuando uno se topa con ejemplares humanos que son auténticos hijos de la gran perra, y de ese encuentro siempre queda un poco de resquemor porque los hijos de la gran perra tienen una suerte enorme y parece que el mundo incluso aplaude sus maniobras y que la justicia no existe.

Así que todo indignado y con el ánimo calentito me pongo manos a la obra, pero según escribo y leo lo que he escrito me doy cuenta de que a lo mejor soy yo el que esta equivocado.A ver, no quiero decir que yo esté equivocado por no ser un hijo de la gran perra, no es eso; quiero decir que tal vez esa persona es así porque no lo ha pasado nada bien, o le han puteado mucho, o simplemente esta pidiendo a gritos que alguien le de un guantazo y después un abrazo, o tal vez es algo que le han enseñado de niño y que como ha visto que abusando y aprovechándose de los demás consigue llenar algún vacío pues continúa en la brecha.

Y cuando pienso en esas cosas el cabreo se va diluyendo ¿quién soy yo para juzgar? nadie, solo soy una sombra que durará muy poco tiempo, siendo tan poca cosa y tan ignorante ¿como puedo dar un juicio acertado e inapelable sobre un individuo? , ¿y si solamente es un enfermo de ira , avaricia y orgullo?.Así pues, dejo lo que estaba escribiendo, lo mando a la bendita papelera de reciclaje y donde si anoto algo es en mi diario de papel ( si, si, existen, de verdad de la buena, yo tengo varios llenos y uno que va en camino de estarlo)y al final, para acordarme de lo que no debo olvidar siempre escribo una frase de Buda:

El fuego no se apaga con el fuego, el odio no se vence con odio, el odio se vence con amor.

Una frase preciosa, pero qué difícil es ponerla en práctica y mas cuando a uno le duele todavía el golpe recibido.

5 comentarios:

Pekeñavista dijo...

Pues si es difícil si, amar lo que ya te da asquito jejej, pero como dices a veces hay muchos porqués no solo la simpleza de la maldad perruna, y todos tenemos derecho a oportunidades llenas de amorcito.

Un Fuerteeee Abrazooooo!!!!

Ya vendrán ya algunos llamando a la puerta pidiendo pan duro jejjeje y a lo mejor ya no quedará porque otro más noble y espabilao se lo llevará y encima tierno del dia jejejje :P ainsssssssssss!!!!! :)

Mallorea dijo...

los hijos de la gran perra tienen una suerte enorme....
Quizas eso sea lo que más duele, no? A uno le da por pensar que para que vas a ser "buena" si lo unico ke con ello consigues es que te rompan el alma... No es dificil, Ard, es doloroso; pero a veces ni sikiera tienes la oportunidad de escoger: nadie escapa a lo ke es :)
Besitos.

pe-jota dijo...

Ufffff!!!!!!!, parece que el encontronazo ha sido de los de trenes a toda velocidad. Yo soy de los que opina que no vale la pena sulfurarse, tampoco se que te ha pasado, pero realmente con irritarte no se consigue nada, a lo sumo dar más importancia a quien carece de ella, así que no hay mayor desprecio que no hacerle aprecio.

finnegan dijo...

es usted demasiado bueno... y una vez dicho esto, probablemente mr. pe-jota tenga razón y no valga la pena sulfurarse.

besos.

ARD C dijo...

Pkeñavista:

BUeno ¿Eso que dices al final es una profecía? porque si es así supongo que es posible que ocurra porque tarde o temprano las heridas se curan.

Mallorea :
Pues si, tienes razón nadie escapa de uno mismo, y está visto que unos nacen para pedir perdon y otros para perdonar y tambien están los que nunca piden perdon y sin embargo se les perdona.

Pe-Jota:
No, no me ha pasado nada recientemente. Por fortuna solo era un comentario de cosas que han pasado hace tiempo, ya no merece la pena ni ocuparse del asunto, solo que tenía pendiente escribirlo.
Finnegan:

No, no vale la pena sulfurarse pero el mal momento no lo quita nadie, el señor Pe-jota tiene razón , y no no soy demasiado bueno.

A todos, Gracias por la visita y abrazotes.