lunes, noviembre 12, 2007

29


Tal vez mañana o pasado mañana o el mes que viene o dentro de 50 años, ocurra que por algún accidente mueras, y es posible que los órganos de tu cuerpo que te han servido para que vivieras estén lo suficientemente en buen estado como para que puedan tener otro destino distinto de la tierra o el fuego que es donde suelen acabar los cadáveres.

Considera que cuando estés muerto no sentirás ningún dolor.

Considera que hay personas que padecen horrores porque alguno de sus órganos no funciona, o funciona malamente.

Considera la vida que tienes con salud y piensa como sería si tu corazón no funcionara bien, si tus pulmones estuvieran tocados, si tu hígado no cumpliera con sus funciones, si tus riñones no filtraran bien la sangre, si tus ojos no pudieran ver .

Ponte por un momento en la situación de cientos de personas que no pueden disfrutar ni de las cosas mas simples de la vida porque sus órganos no están tan bien como los tuyos. ¿De que te servirá a ti tener un corazón sano si estarás muerto?, los muertos no necesitan corazón, ni hígado, ni riñones, no necesitan nada porque han dejado de estar.

Si, es muy desagradable hablar de estas cosas ¿verdad?, ¿quién puede pensar que mañana será su último día?, ¿Como ponerse a pensar en esto si tienes un mundo lleno de colores risas y cosas agradables?, pues de vez en cuando viene muy bien el pensarlo, tal vez así no se pierda el tiempo en muchas chorradas y se dé mas valor a lo que se tiene y a lo que los demás hacen por nosotros.

Es necesario que sepas que los órganos que no necesitarás, serían la vida de algunas personas, mira tu vida, lo que has hecho, lo que quieres hacer y piensa si no sería un buen final el ser un héroe que generosamente da vida y salud a quién la necesita.
Ser un héroe aunque sea anónimo no es ninguna tontería, al contrario, es gracias héroes anónimos por lo que le mundo no se ha ido ya a la mierda.

Si tu no los puedes utilizar, dónalos, hazle un corte de mangas a la muerte y méate en su calavera y que se entere de que contra el altruismo humano nada puede, y su guadaña que se la meta por donde le quepa.