martes, septiembre 18, 2007

2



Es sorprendente como cambian las cosas, mientras uno aguanta carros y carretas, es un tio estupendo, tolerante y amable. Pero cuando decides que se acabó el asunto y que los carros y carretas los aguante su fabricante, entonces te conviertes en borde, seco, desagradable y rencoroso.
A todos nos duele que no nos traten con la debida consideración , y con esto no digo que para que todo vaya bien se deba leer un manual de protocolo, es mas sencillo, tan sencillo como no perder nunca el respeto a la persona que tienes delante.

4 comentarios:

Jai dijo...

Joe macho, según leo me gusta más este blog.

Pienso que tienes razón. Yo estoy hasta los huevos de poner siempre la cara buena y ser el inocente al que todo el mundo le puede mangonar pero cuando me pongo de malas soy lo peor. Cuando eso pasa contesto "Tu me has hecho borde, por que si no, no sería borde contigo"

Abrazos

Ard C dijo...

Si, y lo curioso es que en ocasiones ante nuestra reacción, nos dicen que vaya por Dios como nos ponemos. Y eso si que me revienta , porque dan por hecho que nos conocen los suficiente para saber como vamos a reaccionar o que cosas nos duelen y que cosas no nos duelen, si nos conocieran lo suficiente seguramente no provocarian esas situaciones.

Besos.

j2 dijo...

sólo apuntillar, que hay quien justamente por un placer sádico, al conocer algo de ti, buscan el hacer daño. Supongo que serán problemas de autoestima y necesidad de sentirse superiores.

ARD C dijo...

J2 saludos, me alegro de verte por aquí.
Y en cuanto a eso que dices, es algo que muchas veces he visto y también es cosa de considerar.
La maldad o la oscuridad de alguans personas les hace alimentarse del dolor de los demás sobre todo si lo han provocado ellos, con tu permiso y citandote, lo usaré para escribir algo.
Gracias y un abrazo.