miércoles, noviembre 25, 2009

Serpientes

Sobre la confiaza y el tener cuidado con personas indignas de ser depositarias de esa confianza en la literatura espiritual hindú (no recuerdo el título del libro) aparece esta joya:

No se logra ningún beneficio al alimentar a una serpiente con leche y plátanos, debido a que ella nunca estará satisfecha. Al contrario, al tomar leche y plátanos la serpiente sólo se vuelve más venenosa.

En otras palabras, por mucho cariño que se de a una persona indigna y venenosa, no se conseguirá que esta persona responda de la misma manera, al contrario, aumenta su veneno y al menor descuido morderá.
Sobre esto tambien hay alguna fábula que cuenta como un labrador encontró una serpiente medido muerta de frio, llevado por un sentimiento compasivo la cogió y la metió dentro de su camisa, el bicho al recibir el calorcito del cuerpo se recuperó y agradeció con un mordisco ponzoñoso la compasión del labrador.

3 comentarios:

pe-jota dijo...

Pero siempre nos encontraremos con los típicos bondadosos salvavidas que pretenden cambiar la naturaleza humana, en el fondo nos divierte observarles fracasar, al final, como siempre, acabamos con ¡¡Ya te lo dije!!

sentimientos dijo...

Conozco esta fábula y encierra una gran verdad, que pena que a veces tengamos que apartar esas serpientes de nuestra vida por que si no te destruyen, cuando esas serpientes no cambian y tú lo sabes por que no aprenden y su naturaleza es hacer daño, es como sentir cariño por una serpiente y no poder acercarte a ella tener que poner una barrera para evitar su veneno esto es muy triste pero es la realidad

Anónimo dijo...

Hola Julian, hace tiempo me pregunto que será de tí y si pudieramos tomar un cafelito (o un vinito de esos tuyos)..ya sabes...
Se te echa de menos
pst; saluda a tus chicas