jueves, octubre 11, 2007

16


Cuando se tiene un amigo de verdad a veces toca echarle una bronca y no es cosa fácil, porque sabemos que lo que vamos a decir le va a doler, pero no queda otra solución si realmente nos importa.
Alguien le debe decir que está metiendo la pata, que se está equivocando, que va a quedar como un imbécil y que recupere la cordura.

Creo que la mejor forma de demostrar que se aprecia mucho a alguien es precisamente tener el valor de decirle que se esta equivocando cuando vemos que va derechito al desastre.
A lo mejor lo que decimos le entra por una oreja y le sale por otra, bueno, no importa, al menos se lo hemos dicho, al final la decisión que tome será exclusivamente suya.

Tal vez después de la bronca nuestro amigo puede que se enfade un poco, es comprensible, a nadie le gusta que le den una bofetada de realidad, pero a la larga es mucho mejor que a uno le digan las cosas claras a que siempre le digan lo fantástico, genial, maravilloso y cojonudo que es.
Los aduladores a la mínima dificultad desaparecen y los que tienen los huevos de decirte que estás haciendo el imbécil, siempre estarán ahí aunque de vez en cuando hagas el imbécil.

3 comentarios:

VIC dijo...

Una vez, mi amigo Pedro y yo nos enfadamos mucho. El me quería decir algo pero yo no le entendía. Sí, había una mujer por enmedio. Ahora sigo teniendo a mi amigo Pedro.

VIC

Ard C dijo...

Hola VIc, me alegro de leerte y celebro que conserves a tu amigo Pedro, y que sea para siempre.

Un abrazo.

Mallorea dijo...

Cierto Ard... es mucho más dificil decir "la has jodido" que echar flores pero como dices, ahi se demuestra a quien le importas de verdad: el que te sonrie y te deja tirado cuando lo necesitas o el que te da una colleja y te ofrece a continuación su hombro para que llores y te limpies los mocos en el :D
Un besito wapo.